Begoña Ramos inicia su andadura en el mundo de la joyería hacia el año 2000, trabajando distintas técnicas, como son el macramé, alambrista y plata. En sus trabajos siempre se ha mantenido fiel a que las protagonistas de ellos sean las piedras. Desde sus inicios demostró poseer gran habilidad y buen gusto en la materia, se puede decir que tienen alma. Todo esto sirvió para tener una gran clientela en poco tiempo.

Bajo el nombre de Draopal se dió a conocer en sus primeros años, hoy en día su sello es su propio nombre, Begoña Ramos. Los diseños que encontrarás son originales, atrevidos en plata y piedras preciosas rozando con ellas casi la magia de un estilo propio. La joyería de Begoña Ramos es artística al 100% artesanal, son joyas de autor.

“En todos los trabajos siempre utilizo gemas naturales de excelente calidad y todas en plata de 925. Todas mis joyas son de inspiración Boho Chic, al llevar una de ellas sentirás toda una experiencia única, ellas te invitan a viajar, son muy femeninas y atractivas. Las palabras clave para caracterizar mi estilo son: comodidad, libertad, individualidad, luz y sobre todo feminidad. Un look único, en el que se mezclan estilos diferentes: hipe, etnico, vintage, gitano y country. Siempre siendo muy diferente, divertido, frágil, valiente, ingenuo o sofisticado.”

“Hay una cosa que siempre me llama mucho la atención cuando me dicen que soy muy currante, siempre trabajando. Lo que sucede es que se confunden yo no trabajo, lo que hago para mí es el mayor de los placeres.  ¡¡¡Y eso no es trabajo!!!”

BEGOÑA RAMOS